miércoles, noviembre 12, 2008

Creo...

9 comentarios:

Joana dijo...

Que maravilloso, yo también creo en eso!
Que preciosa la iglesia, de donde es?

Un beso.

Lu Serrate dijo...

Bonitas reflexiones.
La iglesia es una obra inacabada del gran maestro Antoni Gaudí, que hoy en día siguen construyendo según los bocetos dejados por el arquitecto. Aquí el enlace para saber más: http://www.sagradafamilia.cat/sf-cast/index.php.
Pasear por la Sagrada Familia es algo difícil, debido a los turistas, pero es de visita obligada cuando se llega a la ciudad de Barcelona (Spain).
Vale la pena visitarla, al igual que este maravilloso blog.

Kocol dijo...

Joana, qué lindo que siempre visitas y dejas tu huellas por nuestras playas... Como dice Lu, a quien también siempre agradezco sus energías positivas, la Sagrada Familia, de Gaudí, es un ejemplo de fe y perseverancia; es la muestra viva de la adoración del ser humano por nuestro creador. Es imposible no verla o entrar en ella y no sentirse amado. ¡Yo creo!

voces dijo...

... y yo también creo...y creo en ti...... y creo en Gaudi...también, y en lo Sagrado...y en su Familia de eterno concluir...
y creo en ti, kocol

Kocol dijo...

Voces, voces... re-suenas en espacios conoc-idos y recor-dados... gracias siempre por trascender el momento y regresar.

voces dijo...

Gracias Kocol, porque dejaste rastros y huellas pequeñas de tulipanes en el camino, que me llevaron de regreso a ti; solo tuve que dejarme llevar de la mano por el aroma... y tal y como lo habías pensado, encontré la puerta abierta, y estabas allí, Kocol de mi-s-l colores, allí, aquí.

Kocol dijo...

Voces, estoy... estaré cuando me busques, cuando voltees... con mis tul-i-panes amarillos, estaré!

voces dijo...

Vengo desde ayer de estar allí, ...de nuevo, como si hubiera sido ayer la primera vez de las tantas veces que la recorrí.
Sigue ofreciendo sus frutos sagrados en su cima, dejando deslizar hacia abajo las semillas transformadas en bendiciones...Aún está por concluir.
Pero esta vez, esta vez…esta vez supe que habías estado allí, te sentí vibrante en sus espacios, y me detuve en ese sitio donde tu respiración profunda se desató dejando el bouquet de quién eres, de por qué estás allí. Parecías un soneto desnudándose ante mí. Te seguí, y es que hasta allí llegó el aroma de los tulipanes.
Aún está por concluir, sigue siendo Sagrada, te hace sentir en Familia, sigue siendo Gaudí, y ahora contigo en su latir.
Estás allí?

Kocol dijo...

Si-empre, Voces, si-empre!! Gracias por esta visita de re-conocimiento.