viernes, agosto 04, 2006

El salto al vacío cobra nuevo significado cuando, según la filosofía zen, venimos de la vacuidad y vamos hacia ella. Un salto, entonces, hacia el vacío sería un salto en, desde y hasta el mismo lugar donde debiéramos estar. Nada imposible, pues, de realizar una vez que se analizan las consecuencias.

No hay comentarios: