jueves, noviembre 30, 2006

Promesa / Promise

Y llega Navi-dad y se renueva la promesa de Dios en nosotros. Y si Dios es gracia y perdón, también nos enseña a ver bien donde hay mal, el poder de la sanación y la esperanza sobre la injusticia y la violencia. La re-conciliación es un don de Dios que trasciende el proceso de confesión y que implica volver a conciliarse, volver a acordar ánimos desunidos, conformar dos posiciones que parecen contrarias; abrámonos al otro, respetemos, confiemos, entreguemos.

1 comentario:

cm dijo...

Todo lo que tiene que ver con la Navidad arrastra profundos sentimientos: A unos se les exacerba el del consumo pero si lo vemos desde un punto de vista diferente se podría traducir como generosidad...compramos regalos que damos a otros; también crece para otros el ánimo de compartir encuentros en familia y con amigos...total, que la gracia de Dios nos abriga a todos en estas fechas, por el motivo que sea pero nos reconcilia a sí sea con nosotros mismos.