jueves, mayo 17, 2007

¿Quién eres? / Who are you?

Los que aceptan la realidad tal cual se les presenta.
Los que saben que hay algo más pero no lo buscan.
Los que buscan algo más y no aceptan lo que encuentran.
Los que encuentran pero quieren más.
Los que se pierden buscando.
Los que caminan y sonríen.
¿Y tú?

7 comentarios:

Consuelo dijo...

Yo camino y sonrio. Pero tambíen busco. Muchas veces encuentro. Otras acepto. Algunas veces quiero mas y me he perdido en la busqueda.
Hice trampa?

Kocol dijo...

Jajajaja. Mientras todo eso sea consciente y sigas sonriendo, ¡claro que vale!

Marisela dijo...

¿Yo? Yo quiero encontrarme a mí misma... Y, a lo mejor, encontrarme a Kocol caminando enloquecida por las calles de Caracas...

Kocol dijo...

En-lo-que te descuides nos vemos para tomarnos ese café que nos hace falta. Camina, que seguro nos encontramos.

voces dijo...

y los que no aceptan su realidad, y hacen de sus mentiras su "real" realidad?
Y los que se pierden lo que tienen, buscando lo que no saben que no quieren?
Y los que quieren lo que quieren los demás?
Y los que saben que sí hay algo más, y desechan lo que tienen porque consideran que ahora está de más?
Y los que saben que sí hay algo más, pero como no saben lo que es, le pasan por el lado y lo dejan pasar?
Y los que creen querer lo que tienen?
Y los que tuvieron aquello, que nunca aceptaron no querer?
Y los que todavía quieren, lo que les hicieron creer que tenían?
Y los que no saben lo que quieren?
Y?

Kocol dijo...

Y todo vale, menos el engaño; todo vale menos jugar con los senti-mientos propios y del otro; todo vale mientras nos re-conozcamos en el reflejo que nos de-vuelve el espejo. Todo vale... hasta acercarse al otro de maneras creativas para no comprometer a todas las voces a la vez...

voces dijo...

Kocol, volvemos a estar en convergentes sendas paralelas cuando me uno a las voces de tus palabras al decir que “Y todo vale, menos el engaño”. Sí Kocol todo vale menos la mentira, menos torcer las verdades y hacerlas supuestamente maleables, tratando de engañar al “sí mismo” que se lleva adentro, o al otro que se lleva a fuera. Sí Kocol de este amanecer, todo vale, siempre que el Respeto sea la bandera, la Honestidad sea el cinto que ciña la cintura, la Verdad sea los pasos que nos guían, la Integridad el escudo que nos protege, el Agradecimiento la primera palabra de cada día, la Bondad y Generosidad nuestra entrega sin medida, y el Amor la principal meta de la vida…. Con estas vestiduras, nuestro diálogo interior nos permitirá crecer con el respeto hacia el otro y hacia uno mismo…
Porque el sentimiento del otro, de la otra, son tan o más sagrados, tan o más genuinos que los propios.
Hay una sola verdad en esta vida, y la reconocemos, si cuando nos paramos frente al espejo, lo que vemos nos gusta, nos hace sentir humildemente orgullosos de nosotros mismos, y nos ayuda a seguir adelante mirando de frente.
Hagamos de la Verdad el pan nuestro de cada día, y nunca tendremos hambre. Gracias por la cercanía Kocol...