miércoles, junio 27, 2007

2 comentarios:

Mariela Valdez dijo...

Izquierdo-derecho, masculino-femenino, bonito-feo, alegre-saudoso: la dualidad también nos define humanos, y la integralidad que vivimos buscando (y buscamos viviendo) también debería enfocarse hacia el registro y la integración de las fuerzas internas en pugna aparente y de las externas en constante intercambio. Simbiosis, sincretismo, sinfonía, sin excluir

Kocol dijo...

Así es; tenemos la maravillosa posibilidad de enmendar y comenzar de nuevo cada vez que lo necesitemos. Son aparentes las ambigüedades: Escribimos, borramos, volvemos a escribir...