jueves, septiembre 06, 2007

"El brillo de la mañana sobre el azulísimo mar sólo se vio opacado por el resplandor enceguecedor de las blancas arenas que le esperaban en la orilla. Cuando por fin pudo hundir su cuerpo en la húmeda playa, decenas de recuerdos y sensaciones se agolparon en su mente y, a pesar de su corta edad, sintió el peso de las tradiciones y de la historia familiar y se hundió aún más. Sobre la línea de playa, sólo algas producto de la tormenta de hacía un par de días, huellas humanas sobre la arena y piedrecillas salpicando de color el blanco lienzo a sus pies". Sobre Kocol.

2 comentarios:

Marisela dijo...

Qué hermoso ese mundo de Kocol, puras arenas blancas, mar y algas... Me da envidia Kocol.

Kocol dijo...

Extraño mis playas...