martes, enero 15, 2008

¿Y si las hazañas que admiramos en otros no son más que alternativas a nuestro propio camino? ¿Y si los personajes que idolatramos no son más que proyecciones de nuestra propia identidad? ¿Y si nuestros sueños son una realización concreta de nuestros deseos? ¿Y si todo lo que nos rodea es una prueba de que somos afortunados? ¿Y si lo que aplastamos en cada paso que damos también forma parte de lo que somos?...

3 comentarios:

Consuelo dijo...

Es asi. Es así. Estoy segura de ello.

Saludos:)

Kocol dijo...

¿Y por qué cada cierto tiempo nos sentimos perdidos? ¿Y por qué no somos, entonces, más agradecidos con nosotros mismos y esperamos siempre la aprobación de un otro...? Gracias por tus palabras y tu visita.

Consuelo dijo...

Sencillo, (en mi humilde opinion) dejamos de confiar en nosotros mismos, en lo que somos. En lo esencial de nuestro ser y perdemos la misión del estar Aqui.

Gracias a ti por permitirme encontrar acomodo en tus letras y en tus colores.