viernes, abril 18, 2008

Del polvo vienes... bueno, del venezolano

"Caminar, al principio, no fue fácil; sentía que vivía en un poderoso torbellino que le halaba hasta su atormentado centro con la misma facilidad con la que le sacaba a flote cada vez que una nueva pieza de aprendizaje encajaba en su mente. Eran ciclos indetenibles que le llevaban de la familia a los amigos, a la sociedad, a la filosofía, al yo, al otro, al mañana, al ayer… y que le llenaban de dudas e inseguridades, de confusiones y errores, de alegrías y logros, de avances y éxitos, de vuelos y aterrizajes, de polvo del camino...". Sobre Kocol.

2 comentarios:

Consuelo dijo...

No perdono mi ausencia¡¡

Pero vengo y aqui me esperas tu, con palabras de regocijo...

Insisto en eso de las historias paralelas o palabras paralelas o sentimientos paralelos...en fin esas cosas que otros dicen y uno las siente como propias...

Saludos con el cariño de siempre¡

Kocol dijo...

Mi niña Consuelo, con-suelo, con-piso, ¡con-todo! Siempre bienvenida, siempre extrañada, siempre necesitada, siempre libre. Un abrazo enorme para ti.