martes, abril 15, 2008

Cuando era chiquitintino...
"Sus primeros recuerdos le ubicaban en un amplio terreno arenoso cubierto de piedrecitas y protegido por un denso bosque de algas por tres costados; al norte, una suave colina de arena, coronada por una pétrea formación arbórea, tamizaba la llegada de las olas convirtiéndolas en suaves y delicados hilos de burbujas por entre los cuales le encantaba pasar para sentir el cosquilleo en su carnoso cuerpo. Era su paseo preferido. Era tan amplio el espacio para jugar que podía deslizarse colina abajo, esconderse entre las rocas y explorar el bosque de algas, todo sin molestar a nadie ni hacer levantar la cabeza de sus mayores..." Sobre Kocol.

No hay comentarios: