sábado, abril 26, 2008

Esperan-za, sí.
¿Hoy? ¡Mucho mejor!

En la esquiva búsqueda de un mañana
que se aleja con cada segundo que pasa,
no perdamos la felicidad
que juega en un hoy
que nunca cesa.