lunes, marzo 23, 2009

Peregrinación...


"Ando a tientas entre las sombras.
Creo reconocer figuras...

pido ayuda, nadie extiende la mano.
No me muevo.

Escucho voces, letanías.
Repiten lo que tantas veces he dicho
e intentan con-vencerme...
No quiero escuchar.

Veo luces, muchas, pocas;
aparecen en un rincón y se mueven hacia otro,

no quieren ser encontradas...
Cierro mis ojos.

El silencio me cobija, me envuelve...
Un murmullo cálido me recorre
y busca escapar...
No hay salida.


Respiro, intento sonreír, me entrego...
Asumo esta nada convertida en mi todo

y me dis-pongo a aprender".

3 comentarios:

_eL mismo que viste y calza... dijo...

Este texto que me recuerda a la películas "Las horas".

_tEo...

voces dijo...

Espero que ya haya pasado, Kocol.
Me hubiera descalzado para ir a tu lado, con las plantas sembradas en tus huellas, sin perderte el paso..., y a cada andar te hubiera hecho recordar que ese murmullo cálido era la voz de Dios; que la soledad nunca fue tu compañía; que las sombras quedan abajo hacia donde tú no sabes ir.
Siempre hubo una mano extendida, que terminaba en una mirada que comenzaba cuando tú los ojos cerrabas.
Nunca pierdas las esperanzas de sonreír, respira...1,2,3...respira, 1,2,3, resp...
Espero no llegar tarde la próxima vez. . . . Epero no tengamos "próxima vez".
Espero que haya pasado Kocol de mi-s-l colores, espero.

Kocol dijo...

Teo, ¿es eso bueno o malo?...

Voces, cariño, todo pasa... y todo queda y lo nuestro no es pasar!!! Y, créeme, habrá una próxima vez, pero ésa será mejor que la anterior y la que viene será mejor que ésta y la próxima... Gracias por tu intención... Y, sí, Dios siempre nos acompañará!