martes, agosto 14, 2007

"Comenzó a ser más consciente de su otra mitad, se dio la posibilidad de escucharse y con ello abrió una fuente de conocimiento desconocida hasta entonces. Se descubrió más crítico, más analítico, más tolerante, más paciente. Pudo revisar sus conocimientos y su historia desde otra perspectiva, desde el asiento del frente, y su vida se enriqueció con lo que ya sabía y con lo que no sabía". Sobre Kocol.

2 comentarios:

Consuelo dijo...

Que bueno descubrir nuestra otra mitad cierto?

Kocol dijo...

Eso y la búsqueda de la felicidad son misiones de vida, responsabilidades únicas. Deseo que la descubras, la mimes, la cuides y la disfrutes siempre!